Show redondo en Tandil

16 07 2008

En el hipódromo de la ciudad serrana, el ex líder de Los Redonditos dio un buen concierto, ante 50 mil personas.

Esta vez la cita era en Tandil. Los invitados llegaron más que puntuales. El anfitrión salió a darles la bienvenida a las 21.30. A partir de ese momento y durante más de dos horas el hipódromo de la ciudad serrana se convirtió en el escenario de la reedición de un clásico que une al Indio Solari con sus seguidores, desde hace 30 años. El próximo encuentro será en San Luis.
Para el arranque eligió Pedía siempre temas en la radio y Ramas desnudas, las dos primeras canciones de su segundo disco solista, Porco Rex. “Me van a tener que dar una mano esta noche porque mi salud no está en su mejor versión”, les advirtió desde el inicio a las más de 50.000 personas que llegaron desde todos los rincones del país al predio ubicado a 400 kilómetros de la Capital Federal.

Sólo un tema más de su último trabajo medió entre una serie de hits ricoteros. “Ahora vamos a hacer una que sepamos todos”, anunció e instantáneamente se escuchó la introducción de La hi ja del fletero. Le siguieron El infierno está encantador esta noche y Rock para el negro Atila.

Al igual que en su anterior presentación en la cordobesa Jesús María, hace poco más de dos meses, el Indio Solari hizo un repaso casi completo de Porco Rex.

Sólo faltó Veneno paciente, el tema que interpreta en el disco junto a Andrés Calamaro.

El ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota estuvo nuevamente acompañado por “Los fundamentalistas del aire acondicionado”. La banda completa sonó impecable, destacándose la actuación del guitarrista Baltasar Comotto, que en un solo en Y mientras tanto el sol se muere arrancó aplausos al por mayor. “Hizo olvidar a Skay”, se escuchó de un enfervorizado fan.

Hasta el clima estuvo de parte del show. Tras una jornada nublada, en la que no faltó la molesta llovizna, el cielo se abrió por la noche y dejó asomar algunas estrellas que le dieron el mejor marco a un show que, no obstante, tuvo brillo propio. En el escenario, una pantalla de fondo reproducía la estética de los dos discos del Indio y dos más chicas a los costados pasaban imágenes del concierto.

El final fue casi cien por ciento redondo: arrancó con Un poco de amor francés, Mariposa Pontiac/Rock del país y Juguetes perdidos. Para concluir con Flight 956 y una nueva versión del pogo más grande del mundo que se generó con Jijiji y que amenazó con derribar la réplica de la piedra movediza, el principal atractivo turístico de la ciudad.

Al despedirse, como ya es costumbre, el Indio invitó a sus fieles al próximo show, el 27 de setiembre. Si sos ricotero tenés que venir, en septiembre vamos todos a San Luis, coreó la multitud.

 

Fuente: Diario Clarin

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: