Ni Dios salvará tu destino

15 06 2008

“Hacer la síntesisde una obra que me costó 4 años de insomnios es tan doloroso como seccionar a un hijo (…)” dice Leonardo Favio, a propósito de su nuevo y flamante film.

Favio está mas vivo que nunca. Tras varios años de ausencia en la pantalla grande, el hombre dueño del emblemático pañuelo en la cabeza y films como “Crónica de un niño solo” presenta su nueva obra: “Aniceto”.

Nadie hubiera podido imaginarse que Favio nos avasallaría de esta manera: Solemne, pulcro, contundente, apasionado.

Muchos han dicho que el director de “Nazareno Cruz y el Lobo” ha sido siempre sobrevalorado. Desde este lado no creemos que sea así. Por el contrario, el público argentino, lamentablemente, lo recuerda más por sus canciones que por su interesante filmografía.
Es hora de que conozcamos más a un hombre que posee una sensibilidad muy particular y poco común por estos pagos. Favio es un creador que parte casi siempre de las bases del melodrama y no tiene pudor alguno en hacerlo: No le interesan los rótulos que le impongan. Y eso se nota.

“Aniceto”, es un film ballet que, de la mano de Hernán Piquín (bailarín principal del Colón), construye un universo donde muchos de los ritos que son parte de la vida (conquistas, hacer el amor, encarar un reto, etc) son propuestos desde la danza, como si esta fuera parte integral de la simbología de los personajes. Todo se define , de alguna manera, danzando.

Con una propuesta visual impecable y una búsqueda simbólica poco habitual en el cine de hoy, Favio encara la historia de un hombre común, Aniceto, y cuenta sus breves y trágicas desventuras amorosas.

El mismo director se encarga de hacerlo presente en el film mencionándolo en el principio: “más que una historia es un cuento”.
Aniceto es eso, un bello y trágico cuento que logra, desde el histrionismo, impactar y dejar en claro que lo que se está contando es una representación, es artificial. Un universo artificial que se siente vivo, y por ello es apasionado y áspero.

Se pueden criticar ciertos aspectos del guión ó algunas cuestiones sintácticas pero, verdaderamente, la obra va más allá de ello y no vale la pena. “La emoción por sobre todas las cosas”
Esperemos que Favio nos siga dando unas cuantas lecciones de cine más.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: